Capricornio

La ley y el orden. La estructura.

horóscopo capricornio

Somos una cabra silenciosa y perseverante que se propone llegar a la cima de la montaña apenas con un poco de hierba y agua. Siempre vamos a hacer lo posible por aprovechar al máximo los recursos, exprimir al límite las posibilidades, y salir airosos con esas ínfulas de superioridad de saber que el esfuerzo y el sacrificio serán los socios necesarios para alcanzar todos nuestros objetivos planeados y planteados en esta vida.

Sin lugar a dudas, sabemos que todo lo que vale la pena, bien vale la espera. Somos capaces de luchar y esperar años en pos de un objetivo. Comprendemos perfectamente que mientras otros signos del zodíaco van a abandonar el camino, nosotros, la incansable cabrita capricorniana dispone de la paciencia necesaria y de los recursos para llegar a la cumbre, por más alta que esta sea.

La paciencia es uno de nuestros dones más importantes. Tenemos tanta determinación que por momentos parecemos personas demasiado serias, estructuradas y solamente vean en nosotros la parte negativa de las cosas.

Como Capricornio somos dominantes. El nuestro es un signo líder por naturaleza, somos ambiciosos, implantamos nuestras propias reglas y métodos, somos muy disciplinados y constantes, no cejamos hasta conseguir lo que queremos.

Siempre daremos algo a cambio de algo. Pero tienen que hablarnos de manera franca y directa, y apelar no a nuestro corazón, sino a nuestra razón. Concederemos en la medida en que nos convenga a nuestros intereses.

¿Qué gana alguien si está con nosotros? Seguridad material, estatus social, protección y tranquilidad; nos enseñan a ser prácticos y firmes en la consecución de objetivos. Somos muy leales y comprometidos en nuestros sentimientos. No traicionaremos, tenemos emociones profundas.

Somos luchadores natos por diversas razones: somos trabajadores, ambiciosos, con gran capacidad de concentración, hábiles para defendernos o atacar, inteligentes, creativos y con una memoria a prueba de balas.

Nuestras fortalezas son nuestra capacidad de lucha y trabajo, lucidez, claridad, sinceridad, tesón, fidelidad.

Creo que nuestra peor debilidad es que domine lo peor de nosotros mismos y busquemos líos en donde no los hay. En muchos de nosotros también se puede encontrar egoísmo, ambición desmedida, el ninguneo del opositor, la excesiva frialdad, a veces somos demasiado inquietos y ansiosos internamente, nuestra sobrecarga de exigencias y las inmensas responsabilidades que asumimos.

Muchos hablan de nuestro lado oscuro, no ponemos límites claros, que solemos ser irrespetuosos con los demás, tanto con conocidos como con nuestros seres queridos.

Que solemos ser muy hostiles, que nos mostramos muy solitarios, desagradables y antipáticos. Que el miedo a la soledad, que nosotros mismos solemos provocar, nos transforma en seres malvados, sin corazón y verdaderamente detestables. Yo creo que a los Capricornio nos tienen mucha envidia. 😉